Insistencia

¡Alcánzame la copa de vino que está sobre la mesa! Le oí repetir una y otra vez en aquel salón ante la inmovil presencia de su segunda esposa. No le escuché con atención, aunque repetía la frase como si se tratara de un búcle.

— ¿Es que no me oyes? —Preguntó con insistencia.

Yo miré desde la puerta. La tensión oprimía los pulmones y aceleraba mi ritmo cardiaco. Por fin me atreví

—¿Para qué quieres la copa? —pregunté temeroso.

—Debo brindar—respondió.

—¿Brindar?

— Sí.

—¿Con esas manos llenas de sangre? —repliqué.

— ¿Quieres ser el próximo? —dijo levantando la voz.

— ¡No! Ahora suelta el cuchillo, debo llevarte a la comisaria papá.

© Anxo do Rego. Todos los derechos reservados.

 

Safe Creative #1310085888394

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *