Butros y Dóxa 1

Retomando el diario de Butros.

—¿De qué te quejas? —escucha Butros.

—¿Y tú me lo preguntas?

—Explícate

—Dispongo de dos ojos para mirarte. Dos manos para acariciarte. Dos piernas para ir a tu encuentro cada día. Dos oídos para escuchar tus anhelos, dos labios para besarte, pero…

—¿Qué?

—Me falta otro corazón para amarte un poco más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *