La peste y el Covid

Hay noches en que aproximadamente sobre las cuatro de la mañana suelo despertarme, en realidad es el estómago que vacío reclama algo sólido, dadas las cenas más que frugales que suelo hacer, y necesariamente entre una de las fases del sueño y la digestión ya olvidada, se esfuerzan en que debo abrir los ojos, buscar un par de galletas con fibra y engañar a ambos hasta las siete de la…

Cada año cuesta más esfuerzo

En efecto, cada año me cuesta más esfuerzo mental celebrar el aniversario de mi nacimiento. «Los años comienzan a pesar», la frase no es mía. Pero claro está, no queda más remedio que asumirlo, el tiempo arrasa con cuanto se introduce a su paso y deja huella. Elimina el cabello, sustituye algunos de los estupendos músculos de mi juventud y los rellena de tejido adiposo; la velocidad de las piernas…