Nº 12

El  Coordinador del Mando Unificado, está a punto de jubilarse. Sigue echando de menos sus etapas como Inspector, Comisario y Director General de la Policía. Suele reunirse con algunos compañeros que le pasan antiguos expedientes cerrados provisionalmente como consecuencia de no poder encontrar las pruebas necesarias para encausar a los culpables, o simplemente no han podido detenerlos. Los estudia y deja en ellos notas con sus opiniones. Un día conversando con su amigo Roberto H.C., se lo comenta y éste aprovecha no tener mucho trabajo en la AIE para investigar seis expedientes.

El primero es de 1976 donde el Ingeniero Jefe de una Central Nuclear es asesinado. El siguiente expediente que abre se remonta a 1982 y en él aparecerá sin resolver la muerte de un Director General de Prisiones. Posteriormente abrirá otro correspondiente a 1987, caso cerrado al no poderse identificar el cadáver aparecido en unas obras en construcción. Es en 1991 cuando es asesinado un hombre que aparece en el maletero de un coche dentro de las instalaciones de un Concesionario de Automóviles. Al acabar, iniciará la investigación de un caso cerrado provisionalmente en 1997 por él mismo, entonces Inspector de Homicidios. Y por último en 2004 por falta de coordinación se cerró en falso un caso e intentará averiguar las razones.

Roberto H.C. asume la revisión de estos seis casos con un interés especial, consciente de las dificultades que entraña su investigación al cabo de tanto tiempo, pero confiado en que las técnicas criminalísticas han tenido avances sustanciales y él tiene mayor capacidad de análisis, sin olvidar su intuición y mayor profesionalidad.